COOKING FLOW RELATA HISTORIAS DE VIDA A TRAVÉS DE “LA NENA”

Roberto Contreras, más conocido como Cooking Flow, se caracteriza por componer letras con un amplio contenido, combinando líricas elaboradas con ritmos cargados de energía. En esta ocasión, para “La nena” optó por inspirarse en la sonoridad del drill, contando una historia relacionada a las consecuencias de los excesos y las relaciones tóxicas en la juventud.

Para esta creación, el cantante trabajó con Masalá, productor musical de San Pedro De La Paz que grabó, mezcló y masterizó “La nena”. La retroalimentación entre artista y productor fue importante para el resultado final, ya que lograron complementar ideas que formen un mejor producto. En ese sentido, Cooking Flow se atrevió a desbloquear nuevas técnicas vocales y líneas melódicas que no suele utilizar en sus lanzamientos anteriores.

En cuanto a la temática de la canción, el también cocinero afirma que la historia relatada se basa en un caso que pudo observar de cerca. A través del sencillo, Roberto expone algo más que común en la realidad chilena: la toxicidad en las relaciones, los traumas y los excesos como una vía de escape a los problemas. El contraste con el ritmo es notorio, ya que rompe los estigmas relacionados al drill y se aventura en un mensaje ligado a la conciencia social. Algunas referencias para la composición del track fueron “Niña Modelo” de Vico C y “Brenda’s Got A Baby“ de Tupac Shakur.

El single viene acompañado por un videoclip realizado por Gustavo Briones, que cuenta con la actuación de Camila Sánchez. La pieza visual busca representar a través de imágenes el objeto lírico, lo que refuerza el concepto artístico que engloba al estreno. En los planos del filme se puede observar a “la nena” en distintos escenarios y estados emocionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.