NOSOTRAS SOMOS MEMORIA: LA OBRA CUTTIN’ IT LLEGA A FORO A POCO NO

En 2014 la escritora británica Charlene James, interesada en abordar temáticas acerca de los jóvenes, creó el texto dramático Cuttin’ It y movió a la reflexión de la mutilación genital femenina, una problemática sin fronteras que conlleva una grave violencia de género.

La compañía Teatro Mexicano Monterrey, en conjunción con la propia autora y un equipo creativo asentado en el norte del país (Nuevo León), lleva a escena la versión mexicana de dicho texto bajo la dirección de Mayra Vargas y la actuación de Debby Báez y Yesica Silva.

La propuesta se escenificará cinco únicas funciones del 23 al 27 de febrero, con funciones de miércoles a domingo, en el Foro A Poco No, en el marco del ciclo Nosotras Somos Memoria.

Cuttin’ It –dice la directora Mayra Vargas– “nos aleja de una falsa y melodramática compasión y nos ubica en espacios subjetivos, a veces poéticos, desde donde, a través de la historia de dos chicas nos habla de dolor, de tradiciones, de migración, de refugiados, de violencia de género y de dignidad humana”.

Es la historia de Iqra y Muna, dos adolescentes de origen somalí que han migrado con sus familias al Reino Unido. Iqra ha perdido a toda su familia en la guerra, estigma que limita sus relaciones personales, y Muna ha migrado con su madre y hermana, y parece adaptarse bien a la cultura occidental. Ambas comparten un doloroso secreto: se les ha practicado la mutilación genital, una violencia de género que resuena en ciertos espacios de la cultura africana, pero que se practica también en ese país europeo.

Mientras Iqra mantiene la postura en favor de esta tradición, Muna la rechaza con vehemencia e intenta impedir que su hermana menor sea sometida a ese procedimiento. Los personajes viven dentro de una tradición, una manera de entender los preceptos de lo que debiese ser lo femenino y lo que se espera de una mujer por parte de algunos sectores practicantes de la religión musulmana, aún en el hemisferio occidental.

Con la traducción del inglés de Roberto Cavazos y dramaturgista Elvira Popova en la creación del concepto de puesta en escena de Cuttin’ It, el texto se aborda desde lo testimonial, e incorpora técnicas del teatro documental (investigación, intervención de multimedia y entrevistas), pero sin dañar lo entrañable de las historias humanas, con minimalismo de objetos y un espacio subjetivo-poético, dice la directora de escena.

Mayra Vargas recurre también a la utilización del circuito cerrado: cámaras, proyectores y textiles como pantalla. También, una mesa como elemento escenográfico, donde se colocan de manera ordenada, como de peritaje, varios objetos que forman parte del cuadro de la tradición de Mutilación Genital Femenina (MGF).

Uno de los elementos primordiales es el textil como una referencia a la MGF; por lo tanto, detrás de las actrices está colgado un ciclorama de pedazos de telas y en el centro del proscenio hay una pequeña alfombra. Sobre ella una tiara de juguete, importante símbolo de la fragilidad de los sueños para un futuro diferente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.