RESEÑA DE SERIE: MUÑECA RUSA

MPor: Elizabeth Corona.

Netflix sigue apostando por producciones nuevas y originales, siendo Muñeca Rusa una de las más recientes. Una serie bastante corta de sólo 8 capítulos auto conclusivos que no duran más de 25 minutos cada uno.

En su inicio narra la fiesta de cumpleaños de Nadia, una mujer de 36 años, segura de sí misma, que vive el momento de la mejor manera que se le presenta con cierto desapego a todo lo que pasa a su alrededor, cínica y sarcástica además de inteligente. Esa misma noche, su vida se ve en desbalance cuando encuentra a su gato Avena –que lleva tres días desaparecido– caminando en un parque, ella distraída cruza la calle sin ver y termina siendo atropellada.

Pero al despertar Nadia está nuevamente parada delante de un espejo en el baño de Maxine (su mejor amiga) que horas antes había organizado la fiesta de cumpleaños con amigos y conocidos.

Confundida y piensa que sólo era una alucinación producida de un cigarro con cocaína que le regaló Maxine; por lo que decide compartir su sentir con allegados quienes la miran confundida. Nadia decidida a olvidar todo pasándola bien en su fiesta, hasta que vuelve a morir.

Los primeros episodios son algo confusos porque no parece haber una razón para que nuestra protagonista termine muerta de las maneras más absurdas que te puedas imaginar. Pero es entretenido como Nadia a pesar de todo busca una explicación a todo el caos que se convierte su vida, adopta actitudes un tanto excéntricas, como salir del edificio sólo por las escaleras de incendios, gritar a los que pasan a su lado para no tocarlos; pero todo termina igual, con ella muerta y segundos después frente al espejo del baño del departamento de Maxine.

Aquellos días en los que logra pasar de la noche busca respuestas a esa extraña situación, primero se lo atribuye al edificio que tiene carga espiritual y religiosa, otra la derivan a pesar en espíritus y por último cree en un castigo por parte del universo por algo que probablemente hizo; la imaginación y teorías al respecto jamás paran y menos aún cuando se ve ligada a Alan en un elevador donde mueren juntos.

Alan, es lo contrario a Nadia, un hombre organizado y con cierto trastorno de personalidad compulsiva, a un punto que le resulta imposible no contar cada paso que da. Verificar toda cosa con la que tiene contacto y cada decisión que toma es pensada hasta la saciedad; como cuando planea formalizar la relación con su novia, buscando la forma de que ella no lo deje.

Conforme avanzan los episodios Nadia comienza a percatarse de detalles a su alrededor que para el resto parecen ser normales, cosas que en el mundo en el que ella vive nunca pasarían desapercibidos y que con cada nueva resurrección se vuelven más tangibles y evidentes. Y con su nuevo aliado intentará encontrar la solución a su predicamento primeramente buscando que pasa en común en su entorno, el porqué mueren al mismo tiempo; entre otras cosas que iras descubriendo en la serie.

Muñeca Rusa es una serie poco común que si pasas de los primeros episodios que son un tanto repetitivos te logra enganchar para descubrir las diversas facetas de Nadia, revelando sus más profundos secretos ante su inesperado compañero de aventura, Alan.

IMÁGENES DE NETFLIX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *