CHRIS RANKIN: EL GRYFFINDOR QUE NO PUDO SER UN SLITHERYN

Por: Vicent Vionnet

De entre todos los personajes del Mundo Mágico de J.K Rowling, uno con el peor nivel de popularidad es Percy Weasley, el tercer hijo de la familia Weasley. Petulante, soberbio, interesado y orgulloso, Percy es de los personajes a quienes los fanáticos ven con mas escarnio; no obstante, Chris Rankin, el actor que da vida a éste personaje, es totalmente opuesto al joven de ficción. Sonriente, relajado, y muy amable, Chris nos recibió durante su mas reciente visita a La Mole Comic Con, y esto fue un poco de lo que platicamos con él.

Inicios en la actuación

Chris, no debió ser fácil interpretar a un personaje que en las películas aparece por tan pocos momentos… y aun así deja un poderoso recuerdo, supongo que debes estar muy bien entrenado como actor.

R: No realmente, verás, yo era muy tímido de niño, jamás pensé en actuar, pero cuando cumplí once años entré a la preparatoria y mamá era maestra del club de teatro, así que me obligó a entrar a las producciones escolares, el primer papel que tuve fue como un cadáver en una obra de misterio (risas) todas las funciones pasaba veinte minutos en el escenario, rígido como estatua, mientras la gente entraba en el teatro (risas)

Bueno, en ese caso: progresaste mucho desde ser un cadáver hasta aparecer en una saga multimillonaria.

R: Lo que pasó fue que en ese lugar (el teatro escolar) descubrí la confianza, y también descubrí que cuando estaba en el escenario y me transformaba en algo o alguien más, no importaba que la gente se riera de mi, porque en realidad se reían DEL PERSONAJE.

¿Y qué papeles vinieron después de ese solitario cadáver?

R: Hice muchas cosas porque me mantuve en el club de drama, pude hacer Jesucristo Super estrella, José el soñador, Cats, y hasta llegué a hacer El Fantasma (de la ópera), todas obras de Andrew Lloyd Webber, lo cual para alguien de Inglaterra, representa mucho.

Foto: Vicent Vionnet

La vida en Hogwarts

¿Cómo llegaste al papel de Percy Weasley?

R: Realmente conseguí el rol por pura suerte: Warner Bros lanzó anuncios por toda la televisión británica invitando a los niños normales a audicionar y diciendo porque querían estar en Harry Potter. Un amigo mío me inscribió como una broma, pero yo tenía dieciséis, así que estaba muy grande para ser Harry, y tampoco podía ser Ron, y Hermionie…. pues era todavía más complicado como podrás comprender (rie). Así que como era pelirrojo, era ya casi un adulto, y en la vida real era prefecto de mi escuela como el propio Percy, pedí ese papel…. y el resultado ya lo sabes (risas).

¿Qué pudiste aprender de Percy en esos años?

R: Verás, él es un personaje que tiene una evolución muy complicada. Creo que Percy es solo un Gryffindor por la valentía que muestra en el último libro, porque el resto del tiempo, en los libros, solo demuestra ambición, las ganas de escalar y triunfar, y eso es algo muy Slytherin.

¿A qué crees que se deba ese… comportamiento?

R: A diferencia de los demás miembros de su familia, Percy tiene que trabajar mucho para lograr las cosas, (los aspectos mágicos) no se le dan natural, por eso tiene mucha determinación de ingresar al ministerio.

Desafortunadamente tu personaje no estuvo en todas las adaptaciones fílmicas de la saga ¿te llegaste a sentir mal por eso?

R: ¡Oh no, de ninguna manera! Cuando acabamos de filmar La Orden del Fenix y no me llamaron para El Principe Mestizo, eso me dió la oportunidad de empezar a administrar una compañía de teatro y ahí descubrí que disfrutaba el proceso de transformar algo de las páginas de un libro a la acción.

¿Hay algo chistoso (chusco) que recuerdes de aquella época?

R: Yo había entrado a la universidad antes del rodaje de El Cáliz… así que pude hacer mis estudios en Producción de Medios, pero cuando estaba a la mitad de la carrera tuve que ir a hacer Las Reliquias de la Muerte, y eso me afectó en mis estudios, tuve que decidir entre hacer la tarea…. o hacer dinero en una película (ríe).

Chris Rankin después de Harry Potter

Al terminar su carrera (aun sin titularse pues no ha encontrado el tiempo para terminar su tesis) Chris se involucró más en el proceso detrás de cámaras, trabajando sobre todo en producciones de televisión como “Dowtown Abby”, “Black Mirror” y la serie de la BBC “Atlantis” donde fue Coordinador de Asistente de Producción, al respecto de éste último, Chris comenta:

“Cuando estuve en Atlantis tuve que hacer de todo: desde sacar copias hasta reservar vuelos, organizar llamados, era una locura, pero eso estaba muy bien para mi que soy un obsesivo compulsivo controlador, así que me vino muy bien.”

¿Qué te depara el futuro?

R: No sé (risas), hace dos semanas terminé de trabajar en mi último empleo y me encuentro en ese espacio de reflexión de hacia donde ir; es la primera vez que no paso directo de un trabajo a otro, creo que debo de estar teniendo una crisis de la mediana edad (más risas).

Mientras llega su próximo trabajo, Chris Rankin seguirá dedicándose a las convenciones donde adora convivir con sus fans, y de verdad ama estos eventos puesto que en sus propias palabras el visita unas veinte convenciones al año, de hecho el lo hace con pasión y realmente lo disfruta ya que, según el tiene entendido, él fue el primer miembro del elenco que empezó a ir a convenciones, aunque la que mas disfruta es Dragon Con la cual se realiza año con año en Atlanta, Estados Unidos.

Antes de despedirme de él, permito que mi fanboy interno salga y le haga dos últimas preguntas respecto a la saga de Harry Potter.

¿Cuál es tu libro favorito de la saga?

R: Sin duda es La Cámara Secreta, siento que es el mas concreto de los 7 ¿me comprendes? es el que no tiene tanto relleno o subtramas y el que sigue muy bien la estructura de tres actos (inicio, climax y desenlace).

¿Aún sigues en contacto con alguno de tus viejos compañeros de reparto?

R: Claro, constantemente nos encontramos varios en algunas convenciones, pero con quien soy más cercano es con Sean Biggerstaff (Oliver Wood en La Piedra Filosofal), teníamos la misma edad cuando eran las filmaciones así que tuvimos mucho en común y congeniamos bastante.

Me despido de él con un abrazo y le agradezco por permitirme tener una mirada a uno de los personajes más incomprendidos de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: